• ¿Qué ocurre cuando nos sometemos a una dieta restrictiva?

    ¿Qué ocurre cuando nos sometemos a una dieta restrictiva?

    Cuándo comemos muy poca cantidad de comida con el único objetivo de perder peso y restringiéndonos de comidas que nos gustan, pasamos hambre. No comemos la cantidad suficiente de alimentos para tener energía y rendir correctamente. Ignoramos nuestro apetito y nuestras sensaciones de saciedad y como consecuencia tenemos peor humor, nos sentimos más estresados y con más ansiedad.  Si esta restricción se alarga en el tiempo, aumenta la probabilidad de padecer depresión, pérdida de masa muscular, estrés, desarreglos hormonales o metabólicos, trastornos de la conducta alimentaria y el temido efecto rebote.

    Desde Gimnasio Energy, tu gimnasio de proximidad en Albacete, queremos contarte un poquito más acerca de las dietas restrictivas.

    La dieta restrictiva y los riesgos de su abandono

    Los regímenes y dietas restrictivos nos hacen caer en el círculo vicioso de querer bajar de peso y comenzar una dieta restrictiva. Una dieta en la que ver resultados rápidos y efectivos. Nos motivamos sintiendo que tenemos muchísima fuerza de voluntad y lo mantenemos durante un tiempo. Pero poco a poco nos vamos cansando y aburriendo de hacer siempre lo mismo. Por ende, vamos abandonando la dieta poco a poco porque sabemos que no es ni sostenible ni compatible con nuestra vida diaria. Y empezamos a comer como lo hacíamos antes o de manera ansiosa, debido a la restricción. ¿Qué sucede entonces? Recuperamos el peso que teníamos o más y esto nos lleva a pensar que no podemos mantener una alimentación saludable. Esto nos lleva a sentir frustración, culpabilidad y empezar otra vez el círculo vicioso.

    Tras el abandono de una dieta restrictiva, no solamente volvemos a comer como antes. Sino que nos apetece ingerir más cantidad de comida debido a la restricción temporal a la que estuvimos sometidos. Ese deseo suele atacar de manera compulsiva afectando a nuestra salud física y mental.

    Los efectos negativos de una dieta restrictiva:

    A nivel celular y físico perdemos mucha energía y no tenemos suficientes nutrientes para poder estar sanos de forma efectiva. Estamos en constante búsqueda de un nuevo “combustible” energético para poder rendir. A esto se le llama hambre, un mecanismo biológico de supervivencia que tenemos todos los seres vivos.

    En una dieta restrictiva, normalmente se pierde mucho líquido y masa muscular. Es por esto que al principio la pérdida de peso sea rápida. Pero de la misma manera, el peso se recupera con mucha facilidad debido al daño que ocasionamos en nuestro metabolismo al perderlo de una manera tan brusca y rápida. Es un error estar obsesionados con el número de la báscula, pues no somos conscientes de nuestra composición corporal.

    A nivel hormonal después de una pérdida de peso o de realizar una dieta restrictiva las hormonas que controlan el apetito se alteran. Después de una restricción solemos tener más apetito incrementando la frecuencia de los antojos.

    A nivel emocional, el autocontrol de una persona que ha estado en un periodo de restricción disminuye. El cerebro pide nutrientes y cuanta más variedad tenga un plato, más le va a apetecer comer. El cerebro buscará colores, diversidad y alimentos atractivos que le aporten más energía. Normalmente tenemos más apetencia por alimentos cargados de azúcares. Grasas saturadas e hidratos en forma de procesados, bollería, golosinas y fritos.

    Por eso es súper importante que sepáis que una dieta o una pauta dietética enfocada solo en el contenido calórico o en las calorías probablemente resulte efectiva al principio. Pero jamás lograremos que ese método de alimentación sea realista, coherente con nosotros y mucho menos podremos mantenerlo en el tiempo.

    Ven a Gimnasio Energy y aprende nuevas pautas nutricionales

    En Gimnasio Energy Albacete, nuestro servicio de nutrición realizado por nuestra Dietista-Nutricionista Lucía Reina podrá enseñarte todas las pautas para seguir una dieta saludable efectiva a nivel físico y mental, huyendo de dietas restrictivas o dietas milagro peligrosas para la salud.