• Ejercicios para trabajar los abdominales

    Ejercicios para trabajar los abdominales

    Los abdominales, la zona por la que más lucha un hombre, y cada vez más mujeres se apuntan a la tendencia: lucir un six-pack es cuestión de tener una rutina bien organizada, darle descanso al grupo muscular y cuidar muy mucho la dieta.

    Estoy segura que a muchos os tiene que pasar: vas al gimnasio y una de las máquinas más saturadas es la de los abdominales. Yo voy cuatro días a la semana a la misma hora, y a menudo me encuentro a los mismos haciendo cuatro veces a la semana abdominales. Me pregunto si ejercitan esta zona del cuerpo los días que no voy. Supongo que lo hacen pensando en que por trabajar una zona del cuerpo, los músculos lucirán antes, pero ¿Es verdad esta afirmación?

    Los abdominales son la prueba final de que eres un chico fitness. En el caso de las chicas, también pasa, el problema es que a la mayoría de ellas no les gusta tener los abdominales tan definidos como a los hombres. Por eso, la zona también llamada “core” del inglés que quiere decir “núcleo” es una de las más machacadas, víctima de la frustración o de la impaciencia. Si eres de los que no deja pasar ni un día sin hacer abdominales, debes entrar en razón.

    Los abdominales son como cualquier otro músculo

    Apuesto (y espero) que no haces bíceps todos los días, o cuádriceps, ¿por qué no? Tal vez porque tienes asumido que tus brazos necesitan días de descanso, y no sólo uno. Dependiendo de cómo está confeccionada tu rutina deportiva,seguramente trabajes bíceps una, dos veces o incluso tres veces por semana como mucho, por eso lo ideal es que trates a los abdominales de la misma forma y le des el descanso que se merecen las otras partes de tu cuerpo. En su día ya hablamos de la frecuencia de entrenamiento, por si aún tienes dudas.

    El sobreentrenamiento de abdominales en mujeres también es muy común, es un creencia muy extendida el hecho de que por hacer abdominales quemamos grasa en esa zona (la mítica quema de grasa localizada) y esto, por muy increíble que parezca, aún se da hoy en día. No hace muchas semanas, no pude evitar horrorizarme en los vestuarios de mujeres, cuando una chica dijo que hacía 20 minutos de abdominales, sólo parando para coger aire y que no bajaba de peso.

    Hacer abdominales todos los días es perder el tiempo

    Como decíamos, para conseguir el famosísimo six-pack no tenemos que estar todo el día haciendo crunch. Los abdominales están compuestos por cuatro zonas: recto abdominal, transverso abdominal, los oblicuos internos y los oblicuos externos. Estas son las zonas que se definen cuando decimos que “tenemos abdominales” y para que salgan a la luz hace falta quemar grasas.

    En vez de perder el tiempo haciendo todos los días abdominales o día sí y día no, deberías introducir ejercicio de alta intensidad en tu rutina (HIIT, Tatabas, circuitos a contrareloj…). De esta manera no sólo estás haciendo otros ejercicios que fortalecen el “core”, sino también estás contribuyendo a la pérdida de grasa a través de otras actividades, algo que resulta menos rutinario.

    Hacer abdominales todos los días incrementa los problemas posturales

    Nunca me cansaré de repetir que para realizar cualquier ejercicio hay que cuidar la técnica. Lesionarse es muy fácil incluso para quienes tenemos alguna idea de cómo se hacen las cosas. El caso es que los abdominales siempre han sido muy menospreciados porque, se supone, que consiste en el acto de hacer crunch o de  ”incorporarse”. Hay incluso quien lo compara con levantarse de la cama. Pero como decimos, la intensidad debe salir de los abdominales, debes concentrarte mentalmente en esa zona y “tirar de ella”.

    La cosa está en que se pueden hacer abdominales haciendo otro tipo de ejercicios como isométricos, uso de fitball, de bosu, de balón medicinal… el caso es que no nos saturemos siempre haciendo las mismas actividades, porque si nosotros mentalmente pensamos que estamos haciendo lo mismo y no vemos progresos, un cambio de estas características podría ser el impulso que nos falta para romper fibras y ver que el esfuerzo tiene sentido.

Leave a reply

Cancel reply